• bvaldivieso

15 cosas que tienes que sacar de tu casa antes de que acabe el año



1/15 DIAPOSITIVAS © Artem Beliaikin vía Pexels



Vestidos sin estrenar Los vestidos o prendas sin estrenar suelen ser el resultado de una compra compulsiva, haber elegido la talla equivocada o haberse pasado el plazo de los cambios o devoluciones. En cualquier caso, si está nuevo lo mejor que puedes hacer es donarlo o regalárselo a alguien que sí vaya a utilizarlo. De esta manera, evitarás ese sentimiento de culpa cada vez que veas la prenda y lo transformarás en satisfacción.



Cajas de zapatos vacías

Si tienes espacio de sobra en casa, igual te interesa guardar los zapatos en sus cajas originales, especialmente si no te los pones mucho o son para ocasiones muy concretas como fiesta o ceremonia. Lo que no puede pasar de este año es que te deshagas de esas tropecientas cajas vacías que guardas por si acaso. Los por si acaso ocupan ¡y mucho! Recíclalas sin miramientos ahora mismo. El tema de las cajas es extensible a otros formatos como las de electrodomésticos o la propia televisión. Recuerda: cuanto más grande, más espacio te están quitando. Por si te interesa, aquí tienes 10 zapateros de Leroy Merlin para tener tus zapatos organizados, y por aquí un montón de organizadores de zapatos que te permiten almacenar el doble.



Zapatos viejos o desgastados

¿Conoces la diferencia entre antiguo y viejo? Pues sí, sintiéndolo mucho, esos zapatos que tanto has usado y conocieron tiempos mejores no son joyas vintage sino unos candidatos ideales para la basura. Aunque donar la ropa es una buena costumbre en muchos sentidos, especialmente cuando vas a hacer el cambio de armario, asegúrate de que todo lo que das está en perfecto estado.



Accesorios rotos

Sí, suena raro pero es bastante probable que tú también tengas guardado algún collar o pulsera roto con la esperanza de que ¿se arregle solo? Y es que, o bien porque no sepas cómo hacerlo o bien porque no conozcas a nadie que pueda resolverte el problema, lo mantienes a buen recaudo por su valor sentimental (o porque te da pereza tirarlo, que también puede pasar). Elige uno de los dos caminos pero mueve ficha. No deberías guardar algo que no vas a ponerte más y no está en buen estado. Sigue el mismo criterio con bolsos, gafas o calcetines desparejados (resígnate, no volverás a encontrarlo).



Cepillos y esponjas muy usados

Además de dar muy mala impresión si no están en buen estado, los cepillos y esponjas son un foco de gérmenes y bacterias debido a la humedad que les rodea. Cámbialos con el inicio de estación ¡así no te se olvidará hacerlo! Cepillos de dientes. Se recomienda sustituirlo cada tres meses como mínimo. Esponjas. Si son naturales reemplázalas cada dos o tres semanas. En caso contrario aguantarán hasta dos meses, salvo que tengan manchas o estén muy sucias. Peines y cepillos. Tíralo cuando empiecen a caerse las púas ya que podrían hacerte daño. Lávalos cada 15 días con un poco de champú o vinagre blanco, aclarándolo muy bien en ambos casos.



Toallas gastadas o deshilachadas

Para empezar el año con buen pie, es bueno cuidar esos pequeños detalles que te hacen sentir bien cada día. Salir de la ducha y envolverte en una toalla rugosa y con hilos colgando contra los que tienes que luchar, parece que no es la mejor manera de lograrlo. Además, todo sea dicho, queda fatal ver una toalla en mal estado. Si son muchas las toallas o albornoces que debes renovar, y no quieres dejarte el sueldo, aprovecha las rebajas u ofertas puntuales como las semanas dedicadas al hogar. Te costará menos de lo que piensas.



Ambientadores que ya no huelen

O lo que es peor, que huelen mal. Ese ambientador que te fascinaba por su olor a limpio, tan fresquito y agradable, ha mutado en una fragancia rancia y pesadota. Necesitas renovarlo a la de ya. Año Nuevo, fragancias nuevas. ¿Eres 100% golosa? Lo tuyo son los ambientadores para fans de lo dulce. ¿Necesitas un momento de calma? Aquí tienes 10 ambientadores para relajarte en casa. Cada estación tiene su olor. Echa un vistazo a estas velas y ambientadores que huelen a otoño. Si cuidas los detalles en Navidad no te pierdas los 13 ambientadores que huelen a Navidad.



Papeles varios que no sirven

Hay que ver cómo nos aferramos a según qué cosas sin saber muy bien por qué. En esta lista estarían esos papeles varios que da cosa tirar pero que, aunque no lo parezca, ocupan mucho espacio y acumulan muchísimo polvo. Así que, una vez comprobado que no sirven para nada, libérate de ellos (y de los ácaros que los acompañan). Año Nuevo, agenda nueva. Es verdad que guardar la agenda de un año para otro puede resultar útil para hacer consultas o comprobar fechas. Pero quizá las de hace 10 años se merezcan ya una bonita despedida. Tiques. Guárdalos lo justo para llevar un buen control de tus finanzas. Cuando hayan cumplido su función ¡a la basura!



Juegos incompletos

Las tardes lluviosas y Navidad son dos de las época preferidas para disfrutar en familia de una tarde de juegos de mesa. ¡Vaya chasco cuando compruebas que faltan fichas! Y quien dice fichas, dice el dado, una pieza de puzle o similares. Caso 1. Si tiene solución, intenta completar la ficha que falta como puede ser un dado, un peón o un reloj de arena. Caso 2. Si no tiene solución, ya estás tardando en deshacerte de él. Recicla el cartón por un lado y los componentes de plástico por el otro ¡y pídele uno nuevo a los Reyes Magos!



Adornos navideños que no te gustan

¿Te suena ese adorno navideño que, año tras año, dejas siempre en una esquina de la caja y no llegas a poner? Es hora de decirle adiós. Bien sea porque no te gusta, porque ha soportado mal el paso del tiempo o porque has cambiado tu estilo decorativo, no tiene sentido que sigas manteniéndolo. Si no te aporta nada, mejor fuera. Si necesitas inspiración aquí encontrarás mucha ¡y de la buena! Toma nota de estas ideas de decoración navideña para sorprender a tus invitados con detalles caseros (aunque no te gusten las manualidades)



Libros que no vas a leer

En el fondo lo sabes. Sabes que no vas a leerte esos libros que esperan pacientes en el salón así que da un paso adelante y haz algo con ellos. Sé selectiva con tus lecturas y lee lo que te apetezca pero no los tires. Regálaselos a alguien o dónalos a la biblioteca ¡seguro que encuentran a alguien a quien hacer feliz y pueda aprovecharlos!



Proyectos a medias

Hay labores o manualidades que has dejado a medias porque no encuentras tiempo para ellas ¡y estás deseando retomarlas! Pero hay otras que están escondidas en el fondo de un cajón y esperas que desaparezcan por arte de magia, porque no tienes ganas ni te apetece hacerlas. Quizá en su día sí pero ahora no es así. ¿Para qué seguir torturándote? Un patrón que no llegaste a coser, una bufanda demasiado llamativa, un punto de cruz que ya no te dice nada o una pintura que no te convencía son algunos de los trabajos que no llegarán a buen puerto ¡y no pasa nada! Deshazte de ellos para que lleguen otros nuevos con los que disfrutar más.



Tarros vacíos

¿Quieres empezar el año con la sensación de que tu cocina es más grande? Nada como hacer limpieza de tarros, botes y táperes. Los tarros de cristal son perfectos para almacenar pasta, legumbres, harina o azúcar. Procura que sean todos del mismo modelo y distinto tamaño, y así se adaptarán a tus necesidades aprovechando al máximo el espacio.



Utensilios de cocina en mal estado

Si cuando estás espolvoreando azúcar glas en tus galletas de Navidad el resultado no es el esperado, es probable que el colador esté roto y tengas que jubilarlo. Lo mismo puede pasarte con cuchillos que ya no cortan por mucho que los afiles o sartenes con demasiado uso a sus espaldas.



Libros y revistas de cocina

Tanto los libros como las revistas de cocina suelen ser bienes muy preciados porque atesoran las recetas más interesantes y que siempre salen bien, como canapés navideños o la receta de la masa perfecta de crepes. Pero si se han quedado anticuados, no te salen ni a la de tres o, sencillamente, quieres renovar tu recetario regálalos o ponlos en su contenedor de reciclado correspondiente. Haz sitio para otros nuevos que encajen más con tus circunstancias y estilo de vida actual.


FUENTE: Msn.com

71 visualizaciones0 comentarios