• bvaldivieso

Qué hacer cuando no tienes ganas de hacer ejercicio ni de comer bien


Si no tienes ganas de hacer ejercicio y tampoco de comer bien, ¿qué puedes hacer para salir de esta espiral autodestructiva?

Todos hemos tenido ese momento en que nos sentimos bien con nosotros mismos: nos sentimos ligeros, frescos y felices. Estamos en nuestro peso feliz o avanzando hacia él. Defino "peso feliz" como el peso que nuestros cuerpos encuentran naturalmente cuando comemos alimentos nutritivos, en su mayoría ricos en nutrientes, con placer, moviendo nuestros cuerpos con amor y de otra manera siendo felices en nuestro trabajo y relaciones.

Quizá peses unos kilos más de la cuenta pero eso tampoco es que te importe mucho. Aunque también, todos hemos tenido ese momento en que empezamos a descarrilarnos por completo. Tal vez comienza con una salida nocturna y una bebida extra (o tres) durante las vacaciones, lo que lleva a una resaca al día siguiente, lo que lleva a una cena pesada y luego te pierdes los entrenamientos...

Antes de que te des cuenta, te sientes pesado y anhelas carbohidratos o azúcar o alimentos fritos grasientos y esa sensación increíble y fresca que viene con tu peso feliz se ha ido. Con estos consejos podrás frenar esa situación de desenfreno y volver a ser tú con tu cuerpo y tu felicidad.

Tomar mejores decisiones no significa haya alimentos que no puedas tomar jamás

Crea un punto de inflexión

Cuando esto sucede, muchos de nosotros tendemos a despreciarnos. A veces tratamos de pasar de estos alimentos más pesados y los alimentos no tan buenos para nosotros que hemos estado comiendo directamente a una dieta súper limpia y a menudo restrictiva. En otras palabras, si estamos en un péndulo sobre los alimentos grasientos y pesados, nos volcamos a alimentos súper limpios y, a menudo, bajos en calorías. Inevitablemente, volvemos a los alimentos pesados nuevamente.

Es importante reconocer el hecho de que nuestras elecciones de alimentos y estilo de vida han creado antojos legítimos y necesidades percibidas dentro de nuestro cuerpo. El truco para crear un punto de inflexión para volver a la pista es no tener uno. En cambio, cada vez que te des cuenta de que has caído en las tentaciones y que estás listo para acabar con los malos hábitos, tendrás que reconocer tus antojos y tomar decisiones más inteligentes.

Quizá peses unos kilos más de la cuenta

No elimines alimentos, solo cámbialos

Tomar mejores decisiones no significa haya alimentos que no puedas tomar jamás. Sin eliminar por completo ciertos alimentos, identifica lo que quieres y luego decide una elección de alimentos que satisfaga tu deseo y te haga sentir satisfecho y ligero. ¿Qué puedes comer que te haga sentir sexy? Si anhelas los carbohidratos, ¿lo satisfará una opción de granos enteros como el arroz integral o la quinoa? Si no, ¿qué pasa con las tostadas integrales con mantequilla? ¿O patatas asadas caseras en aceite de oliva?

Dependiendo de lo que hayas estado derrochando, querrás mantener algunos de esos tipos de alimentos en la mezcla, pero tal vez en una forma diferente. Si has estado comiendo mucho azúcar, recuerda que lo has ansiado, así que invierte en un buen chocolate negro, cocina algunas galletas con stevia o come una manzana.

Si has estado comiendo alimentos con alto contenido de grasa, incluye alimentos con alto contenido de grasa como aguacates, nueces y aceite de coco en tu dieta en cantidades más grandes de lo que lo harías de otra manera.

Además, concéntrate en mantener estable el azúcar en la sangre. Los antojos a menudo pueden ser el resultado de que tu azúcar en la sangre se dispara y anhelas alimentos azucarados. La forma más fácil de estabilizar el azúcar en la sangre es asegurarte de comer algunos carbohidratos complejos y fibra, con proteínas y grasas saludables en cada comida.

Con estos consejos te darás cuenta de que comer bien es una buena opción para ti y cuando te sientas mejor, empezarás a hacer más ejercicio casi de manera automática. Cuando te veas y te sientas mejor con tu cuerpo y con tu salud... solo tendrás que mantener estos hábitos para que salud vaya aún mejor.

Fuente: Bekia Salud


© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.