• bvaldivieso

Cómo potenciar el pensamiento positivo y mejorar tu salud


El pensamiento positivo es la capacidad de abordar los desafíos y problemas que se presentan en la vida.

Es posible que alguna vez te hayan dicho "mira el lado positivo" o que veas "el vaso medio lleno en vez de medio vacío". Es también muy probable que las personas que ta hayan hecho este tipo de comentarios sean pensadores positivos.

Poco a poco, las investigaciones van demostrando que tener una mente optimista y un pensamiento positivo aporta muchos beneficios para la salud tanto física como mental. De hecho, se está viendo que las personas optimistas y positivas tienen una vida más saludable y viven con menos estrés, es decir, tiene un mayor bienestar general en sus vidas.

¿Qué es el pensamiento positivo?

El pensamiento positivo a menudo se confunde con una persona que solo puede ver la parte buena de las situaciones malas. Pero esto no es así, de hecho, sería imposible ver siempre el mundo con una mirada tan positiva.

El pensamiento positivo es la capacidad de abordar los desafíos y problemas que se presentan en la vida con una actitud positiva. Se trata, por tanto, de sacar una lectura positiva de situaciones desfavorables sin perder de vista la realidad.

Muchas personas adoptan una actitud derrotista frente a las adversidades

Muchas personas adoptan una actitud derrotista frente a las adversidades, afirmando cosas como "Esto siempre me pasa a mí", "Todo me sale mal siempre", etc. Una persona con una actitud positiva dirá en cambio "Bueno, tengo que solucionar este problema, a ver cómo lo hago", y por supuesto, trabajará para encontrar las soluciones que necesita.

Beneficios de pensamiento positivo

Aun si el pensamiento positivo no es algo natural en ti, se puede entrenar para conseguirlo y así sacar provecho de sus beneficios. Existen muchas buenas razones para comenzar a cultivar una actitud más optimista y minimizar el pesimismo natural que muchas personas tienen.

Veamos los beneficios más importantes del pensamiento positivo:

El alivio del estrés

Cuando se enfrentan a situaciones estresantes, los pensadores positivos hacen frente a los problemas con mayor eficacia que las personas tendentes al pesimismo.

En un estudio sobre el comportamiento se constató que una persona optimista se concentrará en las cosas que puede hacer para resolver una situación negativa, como puede ser la decepción al no conseguir el trabajo que esperaban. En vez de detenerse en sus frustraciones o en cosas que no está en su mano cambiar, planearán un plan de acción y pedirán ayuda y asesoramiento a otras personas.

Los pesimistas, en cambio, asumen la derrota y que la situación está fuera de su control

Los pesimistas, en cambio, asumen la derrota y que la situación está fuera de su control y, por tanto, no pueden hacer nada para cambiarla. Esto sin duda elevará sus niveles de estrés, creándole malestar tanto mental como físico.

Un sistema inmunológico más fuerte

Se conoce que ante enfermedades graves como el cáncer, los médicos recomiendan a los pacientes mantener una mente positiva, y es que está demostrado que la mente tiene un efecto muy poderoso sobre el propio cuerpo, aumentando notablemente las defensas.

El sistema inmunológico es un área donde los pensamientos y actitudes pueden tener una influencia particularmente fuerte. Por ejemplo, en un estudio se vio que la activación en áreas del cerebro asociadas con emociones negativas condujo a una respuesta inmune más débil a una vacuna contra la gripe.

Mayor bienestar

El pensamiento positivo no solo puede afectar a tu capacidad para lidiar con el estrés y fortalecer tu sistema inmunológico, sino que también tiene un impacto importante en tu bienestar general.

Si bien los investigadores no tienen del todo claro por qué el pensamiento positivo beneficia la salud, algunos sugieren que las personas positivas podrían llevar estilos de vida más saludables. Al sobrellevar mejor el estrés y evitar comportamientos poco saludables como la mala alimentación o los malos hábitos, estas personas pueden mejorar su salud y bienestar.

Mejor resiliencia

La resiliencia se refiere a nuestra capacidad para hacer frente a los problemas. Las personas resilientes son capaces de enfrentarse a una crisis o a una situación traumática con fuerza y resolución. En vez de desmoronarse ante el estrés, tienen la capacidad de continuar y superar la adversidad poco a poco.

Cuando se trata de un desafío, las personas optimistas generalmente miran lo que pueden hacer para solucionar el problema. En lugar de perder la esperanza, miran lo que está en su mano para cambiar la situación y piden ayuda a otras personas si es necesario. No es sorprendente que el pensamiento positivo desempeñe un papel importante en la resiliencia.

En situaciones límite como un accidente grave o un desastre natural, los pensamientos y emociones positivas de las personas resilientes fomentan la prosperidad y proporcionan una especie de amortiguación contra la depresión.

Afortunadamente, los expertos creen que este positivismo y resiliencia se pueden cultivar. Al alimentar emociones positivas, incluso frente a situaciones terribles, las personas pueden comenzar a notar beneficios a corto y a largo plazo, incluyendo el manejo de los niveles de estrés, la disminución de la depresión y el desarrollo de habilidades para afrontar situaciones adversas que les serán útiles en el futuro.

Pero hay que tener en cuenta...

Antes de ponerse a ver el mundo del color de rosa, es importante tener en cuenta que el pensamiento positivo no consiste en adoptar una visión fantasiosa de la vida. De hecho, hay algunos casos en los que el positivismo no es útil. Por ejemplo, las personas que son excesivamente optimistas pueden sobreestimar sus propias habilidades y asumir más de lo que realmente pueden manejar, lo que en última instancia genera más estrés, ansiedad y frustraciones.

La negatividad puede estresarte

Por tanto, en vez de ignorar la realidad a favor de un lado demasiado positivo, los psicólogos sugieren que el pensamiento positivo se centre en cosas como la creencia en las propias habilidades, un enfoque positivo de los positivos y tratar de aprovechar favorablemente las situaciones malas.

Los problemas son inevitables, al igual que el hecho de que las acciones de otras personas nos hieran y los sentimientos de decepción son completamente normales. Esto no significa que el mundo se vaya a acabar o que a partir de una decepción llegarán muchas más. Los pensadores positivos verán estas situaciones de manera realista y buscarán formas de mejorarlas intentando aprender de sus experiencias.

En definitiva, el pensamiento positivo es una de las mejores y más sencillas cosas que puedes hacer para mejorar tu salud. La negatividad puede estresarte, con todos los problemas de salud que se relacionan con el estrés, por tanto, comprométerte a ser tu versión más sana y feliz desde hoy mismo.

Fuente: Bekia Salud


  • Facebook - White Circle
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.