top of page
  • bvaldivieso

Lori Loughlin y su esposo Mossimo Giannulli podrían haber sido víctimas de trampas del FBI


Lori Loughlin, Mossimo Giannulli

Se han presentado pruebas que muestran como el FBI instigan a Rick Singer para direccionar su testimonio.

Los abogados de Lori Loughlin y su esposo Mossimo Giannulli siguen tratando de librar a sus clientes de la cárcel, tras las acusaciones en el caso de soborno federal.

Ellos aseguran que tienen nuevas pruebas que exonerarán a la actriz y su esposo por su presunta participación en el fraude de la universidad, en donde fueron acusados de lavado de dinero y de pagar US$ 500 mil a una organización benéfica falsa creada por el autor intelectual del plan, Rick Singer.

Loughlin y Giannulli, que podrían enfrentar un máximo de 45 años tras las rejas si son declarados culpables de todos los cargos, se han declarado inocentes de las acusaciones, y la estrella de ‘Fuller House’ siempre insistió en que pensaba que el dinero que había pagado a Singer era una donación, no un soborno.

Y en la corte federal de Boston el miércoles (26), su abogado Sean M. Berkowitz publicó notas del iPhone de Singer que dijo respaldar esa afirmación.

En las notas, Singer, quien se declaró culpable de crimen organizado y fraude, se queja con su abogado de que había tenido una discusión telefónica con agentes del FBI sobre lo que había dicho a los padres involucrados en el escándalo. Alegó en las notas que el FBI le había dicho que mintiera diciendo que siempre se sabía que los pagos eran sobornos, en lugar de donaciones.

“Llamada fuerte y abrasiva con agentes”, escribió Singer. “Continúan pidiéndome que no repita lo que les dije a mis clientes sobre a dónde iba (el dinero), al programa, no al entrenador, y que fue una donación”.

Tras el descubrimiento de la nueva evidencia, Berkowitz ha pedido a un juez que retrase la audiencia, que tendría lugar este jueves (27), lo que habría establecido una fecha de juicio para los padres involucrados en el escándalo.

“Este descubrimiento tardío … es devastador para el caso del gobierno y demuestra que el gobierno ha estado reteniendo incorrectamente información exculpatoria central, empleando un esfuerzo de ‘ganar a toda costa’ en lugar de seguir su obligación de hacer justicia”, escribió.

Agregó que la nueva evidencia no solo es ‘exculpatoria, sino que exonera a los acusados que el gobierno ha acusado de soborno'”.

Si bien se cree que los fiscales federales querían que el juicio comenzara en octubre, con Loughlin y Giannulli entre los primeros juzgados, los abogados de los padres dijeron que la complejidad del caso significa que no debería ser juzgado hasta el próximo febrero de 2021.

Un juez aún no se ha pronunciado sobre la solicitud de Berkowitz de un retraso en el establecimiento de la fecha del juicio.

FUENTE: LaBotana.com

14 visualizaciones0 comentarios
bottom of page