top of page
  • apesantez7

¿Cómo cuidar a nuestras mascotas del calor?

Vuelve el calor. Las altas temperaturas tienen un impacto directo en nuestra rutina: estamos más cansados, más molestos, nos sentimos sofocados y no sería extraño que todo esto, además, genere algún dolor de cabeza o hasta migraña.


Perros y gatos: qué hacer y qué no

Algunos consejos básicos:

  1. Si sacas a pasear a tu perro o gato, no lo hagas durante el rango del día en donde la temperatura tiene sus picos de calor. Es decir, evitá el rango de 11 de la mañana a 4 de la tarde. Mejor levantarse bien temprano y hacer el segundo paseo bien tarde en el día. Junto con esto hay dos puntos fundamentales: el primero es siempre asegurarte que se pueda hidratar durante el paseo y el segundo es que, si notás que todavía hace mucho calor, puedas mojar el pelaje y así refrescarlo.

  2. Cuidale las patas. La superficie que pisan los afecta de manera directa. Es decir, si los sacás a pasear por asfalto caliente esto aumenta su temperatura corporal y pueden terminar teniendo un golpe de calor. Por esto es fundamental que te asegures de no pasearlos por superficies muy calientes y una muy buena práctica es que con una toalla puedas humedecer las almohadillas de sus patas.

  3. Asegurate que siempre tengan agua limpia disponible. Con las precauciones por el dengue y el calor extremo, no es raro que a veces sus platos de agua estén vacíos. Por eso es fundamental que los revises dos a tres veces al día, les renueves el agua y así te asegures de que tengan agua limpia disponible a toda hora.

  4. No los saques a correr. Sobre todo con los perros, no es raro que muchos dueños salgan a andar en bicicleta con ellos acompañándolos. Es clave evitar este tipo de actividades de exigencia. Mejor salir por una caminata en los horarios recomendados.

  5. No los dejes encerrados y asegurate que siempre tengan un lugar de sombra. Ya sea porque saliste a hacer algunos mandados y lo querías llevar con vos o porque su lugar de esparcimiento es la terraza. Las mascotas sufren esa misma sensación de ‘sofocamiento’ que nosotros y por esto es clave que no estén expuestos al sol directo por mucho tiempo y en los peores horarios.

  6. No los vistas. Parece obvio pero con el costado másfashionistadel universo de las mascotas, no es raro ver a perros y gatos vestidos. Mientras que en la mayoría de los casos es un detalle coqueto, es importante durante el verano evitar este tipo de prácticas. La lógica es la misma que con las personas: mientras más capas de ropa tengamos, más calor sufrimos.


Los gatos son malos bebedores de agua y por eso es fundamental tener cuidado con las altas temperaturas. Foto: Michael Sum/Unsplash

Malos bebedores de agua

Si bien todas las mascotas pueden sufrir de un golpe de calor, con los gatos nos encontramos en una situación particular ya que -naturalmente- son malos bebedores de agua. Ante esto, además de los recaudos básicos, los veterinarios recomiendan sumar alimentos húmedos en su dieta. Si bien esto no reemplaza el agua (es decir, es importante seguir el resto de las recomendaciones), sí puede ayudar a aumentar su ingesta general y prevenir la deshidratación.

¿Cómo identificar un golpe de calor en tu mascota?

Siguiendo la información que nos compartió por Tamara Cursach, jefa de Comunicación Científica e investigación de Vitalcan, los signos frente a un golpe de calor en nuestras masctoas son:

  1. decaimiento y/o dificultad para moverse

  2. jadeo excesivo o hipersalivación

  3. temblores

  4. vómitos

Entonces, si notás algunos de estos síntomas es fundamenta que acudas a tu veterinario de confianza con rapidez y los ayudes con primeros auxilios: busques bajar su temperatura corporal (refrescando el cuerpo con agua a temperatura ambiental, tomando especial cuidado en las zonas de piel fina como las axilas y la ingle) y, si está vomitando, ofrecerle agua limpia y procurar que no se acelere al beberla.


Fuente - OHLALA

11 visualizaciones0 comentarios
bottom of page