top of page
  • apesantez7

Hombre inventó su propio secuestro para ocultar su infidelidad


A través de las redes sociales y otros escenarios se hacen públicas situaciones que parecieran ser una telenovela, por lo inusuales y extrañas que son.


Aplicaciones como TikTok almacenan historias que en pocos minutos se vuelven tendencia y despiertan cientos de preguntas y comentarios de quienes pueden verse identificados.


Casos de infidelidad reúnen varios de los episodios que circulan en los llamados storytimes que, en un corto tiempo logran resumir todo tipo de situaciones, cómo se desencadenaron, implicados, lugar, la forma en que se descubrió, etapa de superación, entre otros.


Con relación al por qué surgen las infidelidades, la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología recalca una exposición al alcohol o estupefacientes lleva a perder la conexión con la pareja.


Por lo tanto, lleva a las personas a buscar encuentro con quien hay mayor atracción sexual y ser independiente de alguien diferente al compañero sentimental.


El infiel

Paul Lera, un hombre que enfrentó a la justicia de Australia cuando salió a la luz una mentira para cubrir el engaño que le había hecho a su esposa.


Aunque esta historia sucedió a finales del año pasado, hasta ahora se conocieron los detalles. Lera, un hombre de 36 años, quien recibió una fuerte sanción de las autoridades, cuando el pasado 31 de diciembre de 2022 le dijo a su esposa que saldría a encontrarse con un asistente financiero en Wollongong.


Al pasar las horas la esposa de Paul empezó a sentir angustia y temor al ver que se aproximaba la despedida de año y este no aparecía; esto sin llegar a siquiera imaginarse que había sido víctima de un secuestro.


Sin embargo, todo terminó siendo vil mentira, pues esa fue la excusa del australiano para concretar una cita con su amante y evitar rendir cuentas de por qué no pasaría esta fecha tan importante con ella.


El secuestro


Luego de un tiempo los supuestos secuestradores se comunicaron con la esposa de Paul Lera, y le dejaron el siguiente mensaje: “lo tendremos con nosotros hasta mañana, cuando nos dé su motocicleta”, que encendió las alarmas.


Con esas pruebas hizo la denuncia ante la policía y se puso en marcha un operativo de búsqueda no solo perdiendo tiempo sino también unos 25.000 dólares en recursos del Estado.


Según la prensa loca, las cámaras de vigilancia fueron el detonante para destapar la mentira, pues estas captaron a Paul junto a una mujer en un hotel, descartando de inmediato cualquier hipótesis de que hubiese sido secuestrado.


La mente maestra

Además, se reveló que la amante fue quien envió el mensaje de amenaza a la esposa de Lera.

Por su parte, a la mañana siguiente del falso secuestro las autoridades hallaron la camioneta de Paul Lera y creyeron que podían estar ahí los delincuentes.


No obstante, la policía se llevó una gran sorpresa cuando al abordar el vehículo, el hombre estaba con una mujer sin señales de peligro.


Como justificación, el australiano de 36 años le dijo a las autoridades que sus secuestradores eran de medio oriente y lo habían dejado ir al cabo de unas horas, pero sus palabras ya habían perdido fuerza.


La sanción

Sin embargo, las infidelidades raramente trascienden a lo legal, pero en este caso, la mentira elaborada para cubrir la traición de Lera lo llevó a afrontar consecuencias legales.


De acuerdo con la información, aunque logró salvarse de ir a la cárcel esa mentira le costó a Paul Lera alrededor de 16.000 dólares australianos, que serían unos 42.776.400 pesos colombianos y además deberá cumplir con más de 300 horas en labor social.


Fueron alrededor de 200 horas de trabajo en investigación que perdió la policía para llegar al fin de este engaño el pasado 26 de septiembre.


Esta historia nos sirve de ejemplo y reflexión sobre las acciones imprudentes y engañosas que pueden tener graves consecuencias, no solo en las relaciones personales sino también desde un punto de vista legal.


Fuente - Qpasa



25 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page