top of page
  • apesantez7

La verdadera y desdichada historia de Pocahontas

El nombre de Pocahontas no acostumbra a dejar indiferente a nadie. Son muy pocas las personas que no han escuchado nada sobre ella. Y es que parte de su historia se dio a conocer gracias a la película de animación de Disney de mediados de los 90 y de otros filmes posteriores, como El nuevo mundo (2005) de Terrence Malick. Lo que muchos desconocen es que esta mujer existió de verdad y que su leyenda mucho dista de la que contó al gran público el estudio del ratón.



Nacida en el siglo XVII, Pocahontas fue una nativa americana, hija del jefe Powhatan, de la confederación algonquina en Virginia. En su lengua materna, su verdadero nombre era Matoaka, pero se la conocía por su mote, Pokahantesú. Los colones ingleses lo pronunciaban Pocahontas y así pasó a la historia. A ellos los conoció recién cumplidos los once años, cuando llegaron a su territorio para construir asentamientos.


Pocahontas conoció a John Smith y al resto de colonos ingleses con tan solo once años

A la tribu a la que pertenecía la joven no le hacía ni pizca de gracia la presencia de forasteros en su tierra, por lo que decidieron manifestarse secuestrando a uno de sus líderes. Era John Smith. El inglés fue llevado a Werowocomoco, una de las villas del Imperio Powhatan y fue condenado a muerte. Sin embargo, nunca fue ejecutado. Pocahontas no lo permitió. Cuenta la leyenda que, en el momento de su ejecución, la joven saltó sobre él para protegerle.


Es difícil saber qué ocurrió en realidad, pues la única versión de los hechos que ha llegado a nuestros días es la de John Smith. Años e incluso siglos más tarde, esa versión llegó a cuestionarse. Sea como fuere, lo que sí es cierto es que empezó un periodo, más que de paz, de respeto, en el que se inició una amistad entre nativos e ingleses. De hecho, estos últimos, poco acostumbrados al territorio, llegaron a pasar mucha hambre, por lo que los niños de la tribu, junto a Pocahontas, se acercaban a ofrecerles alimento.



Con todo, este tranquilo trance no duró demasiado, pues los colonos primaron su ambición y empezaron a ocupar cada vez más tierras. Como líder de la tribu, el padre de la muchacha invitó a los forasteros a visitar el poblado pero Pocahontas le traicionó y advirtió a los ingleses de sus intenciones: era una trampa para matarlos. ¿Por amor? Lo cierto es que no hay referencia histórica sobre la versión que ofrece Disney sobre el romance entre la muchacha y Smith. De hecho, ella era tan solo una niña cuando todo esto ocurrió.


Sus dos historias se separan después de que el colono se hiriera en una explosión y se viera obligado a volver a su país para recibir cuidados médicos. La versión que recibió Pocahontas y su tribu, en cambio, es que fue secuestrado por un pirata francés y murió. La joven creyó estos hechos hasta que años más tarde viajó a Inglaterra y se encontró con el propio Smith.


Durante muchos años, Pocahontas creyó que John Smith estaba muerto

Cumplidos los dieciocho, Pocahontas fue, como muchas otras veces, al asentamiento inglés de Jamestown para dar comida a los colonos. Pero en una de estas, Samuel Argall, oficial de marina y aventurero, la secuestró, y exigió como rescate la libertad de prisioneros ingleses en poder de su padre. Un cautiverio que duró un año y en el que podrían haberla violado, aunque este punto no queda claro. La sacó de esa pesadilla otro inglés, John Rolfe, un rico plantador de tabaco que logró un acuerdo con los secuestradores: liberarla a cambio de casarse con la muchacha y convertirla uno de ellos. A Pocahontas nadie le preguntó su opinión. La bautizaron e introdujeron en la fe cristiana y pasó a llamarse Rebecca. Fue el primer matrimonio registrado entre un europeo y un nativa americana.


Varios años más tarde, acompañada de su marido, viajó a Inglaterra y descubrió que John Smith estaba vivió y no muerto como había pensado todo ese tiempo. Se encontraron por la calle pero la joven no le saludó. Eso sí, Smith escribió a la reina Ana en la que solicitaba que se tratara a la joven con el respeto de una visitante de la realeza. Y así fue como Pocahontas acudió al Palacio de Whitehall durante el reinado de Jacobo I.



Poco después del viaje, falleció de unas extrañas fiebres, que con los conocimientos médicos actuales se cree que podría ser por tuberculosis. Tenía solo 21 años. El funeral tuvo lugar el 21 de marzo de 1617 en la parroquia de San Jorge, de Gravesend (Kent). Se cree que su tumba se encuentra debajo del presbiterio de la iglesia, aunque desde que la iglesia fue destruida por un incendio en 1727, se desconoce el lugar exacto. En el exterior de la actual iglesia, existe una estatua de bronce de Pocahontas.




5149 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page