top of page
  • apesantez7

¿Qué tan exitosos serán Betty, la fea, y Pedro, el escamoso, modelo 2024?

Ambas producciones, de la mano de las plataformas Prime Video y Disney +, estrenan este año sus terceras temporadas.


A principios de este siglo Betty y Pedro eran los reyes absolutos del rating y sus historias se emitieron por el mundo entero.


Del drama de Beatriz Pinzón se hicieron 22 adaptaciones en otros países y la versión original (que tuvo 355 episodios) se emitió en más de 100 países, mientras que Miguel Varoni recorrió Colombia y México, con escenarios llenos, bailando el Pirulino como el “Escamoso”.


Justo este 2024 regresan a la pantalla con nuevas temporadas e historias en las que nuevamente Betty y Pedro son los protagonistas, en lo que se convierten en los estrenos más llamativos del año en la televisión colombiana, aunque inicialmente Betty se verá primero por Prime Video.


Sobre esta decisión de retomar ambas historias , Juancho Parada, bloguero en temas de televisión, cultura y espectáculos , piensa que es una estrategia en la que se busca recurrir a la nostalgia de la generación que las vieron en pantalla.


A este concepto se suma el periodista Carlos Ochoa, experto en telenovelas, que anota que detrás de esa idea de reencauchar éxitos del pasado están las plataformas de streaming, que buscan atraer a nuevos suscriptores y audiencias, tanto a quienes vieron las producciones originales como a quienes no lo han hecho.


Políticamente correctos

Esta apuesta está llena de riesgos, en especial porque han pasado muchos años y las segundas partes que ambas producciones tuvieron (Ecomoda y Como Pedro por su casa) en su momento no tuvieron impacto.


Además, los momentos sociales e históricos son distintos a los actuales.



Hace 20 años se “normalizaban en la pantalla” comportamientos como el machismo, el maltrato laboral y el clasismo, que son muy evidentes en Yo Soy Betty, así como la infidelidad, el fraude, la mentira o lo homofobia, pese a que ambas producciones había personajes homosexuales.


“El gran temor que tengo es que por la búsqueda de la corrección, algo que las nuevas generaciones puede percibir como un acierto, se pueda afectar la historia. En Betty, la fea, por el ejemplo, el solo título es prejuicioso y estereotipos como el personaje de Hugo Lombarbi (Julián Arango) hoy no son bien vistos, así que son muchos escollos por salvar por parte de los libretistas”, comenta Parada, que anota que si desde el guion deciden corregir “sería un error y mucha gente se alejaría”.


El bloguero añade que tanto Betty como Pedro son historias expuestas al riesgo “a perder”.

El paso de los años.


Para el periodista y gestor cultural Camilo Calderón un problema recurrente que se ha presentado en los reencauches, que es algo que puede pasar con Betty y Pedro, es que no conservaron las historias originales, tal y como pasó con Pasión de Gavilanes 2 o con Dejémonos de Vargas (secuela de Dejémonos de Vainas) y el público los castigó con el rating.


En ese sentido, Betty puede afectarse mucho menos, porque contará con más del 90 % de los actores originales, mientras que para Pedro, el escamoso cambiaron a muchos de ellos.


“Otro problema es que los personajes originales se desbibujan o pierden protagonismo, porque ahora las estrellas son sus hijos no ellos”, opina Ochoa, que anota que estas nuevas temporadas están más enfocadas para el público internacional, más para el que ve plataformas, que para el televidente criollo.


“Son productos muy arriesgados, que como pueden ser muy exitosos, pueden ser tremendo fracaso”, anota Carlos Ochoa.


Tanto Yo soy Betty, la fea, como Pedro el escamoso, que en esta ocasión serán cortas, con no más de 25 episodios cada una, estarán al aire en junio o julio y posiblemente se enfrenten por el dominio del rating.


Hace un par de décadas solo compitieron por dos meses, Betty se emitió entre octubre de 1999 y mayo de 2001, mientras que Pedro, el escamoso estuvo al aire entre abril de 2001 y febrero de 2003.


“Soy de la idea de que cuando hay historias que se han inmortalizado hay que analizar muy bien si vale la pena tocarlas o no, ya sea adaptarlas o readaptarlas. Los grandes clásicos no son necesarios reiniciarlos con la justificación de que las nuevas generaciones las puedan ver”, opina Parada, para quien con Pedro, el escamoso se están corriendo más riesgos que con Betty, un concepto que comparte Camilo Calderón.


Más allá de los pro y los contra, lo cierto es que este año en la televisión colombiana el tema obligado, ya sea por su éxito o su fracaso, será el regresó de Betty y Pedro a la pantalla.


Fuente - El Colombiano


12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page