top of page
  • Patty Calle

Una ruptura y una deuda millonaria, las razones detrás de la depresión de Alejandro Sanz

Alejandro Sanz está atravesando uno de los momentos más amargos de su vida. Él mismo lo quiso hacer público en sus redes sociales, quizá buscando un efecto balsámico al comunicarlo abiertamente. La preocupación en sus fans ha ido en aumento, a la par que las hipótesis sobre el motivo que se escondía tras la tristeza y apatía del cantante.



Las últimas informaciones aparecidas arrojan algo de luz a esta situación y lo cierto es que no son nada halagüeñas. Sumado a la ruptura con su pareja, Rachel Valdés, que saltaba a la luz pública hace escasas horas, Alejandro Sanz podría estar en bancarrota. La razón de la crisis financiera del intérprete español habría estallado cuando fue estafado por un buen amigo en Miami, tal y como ha contado el periodista Antonio Belchi en Espejo Público.


El engaño por parte de a quien consideraba una persona de confianza le ocasionó un importante agujero económico que le obligó a deshacerse de parte de su patrimonio. Era la única tabla de salvación posible para el madrileño, que se deshizo de una finca en Madrid y una mansión en Miami.


Es cierto aquello de que las cosas siempre son susceptibles de empeorar. De manera complementaria, el atolladero económico de Sanz se agravó al contraer una deuda de 7,3 millones de dólares con una empresa de Florida. Él se puso como aval para poder devolver este dinero a la compañía. Para ello, tuvo que vender esta propiedad, a cambio de 10 millones de euros.


Este movimiento hizo que se declarase en números rojos. No obstante, el intérprete de Y si fuera ella ha sufrido otros problemas legales que han contribuido a dejarlo en la quiebra. Por ejemplo, la ruptura con la que había sido su mánager durante 25 años, Rosa Lagarrigue, quien llevó el contencioso a los tribunales y obligó a Alejandro Sanz a indemnizarla con unos 5,4 millones de euros.


En contraposición con las pérdidas, hay que recordar que, en 2020, Alejandro ganó el juicio al exadministrador de sus empresas, Juan Gervás, de quien había estado desconfiando tiempo atrás al sospechar irregularidades en las finanzas. De su parte, el artista recibió 1,6 millones de euros.


Al hilo de esa victoria, la inyección económica y la fortuna que Sanz ha amasado durante su extensa carrera (se estima que unos 40 millones de euros, contando sus propiedades) plantean el interrogante acerca de si verdaderamente se encuentra en una situación de bancarrota.


De lo que no hay ninguna duda es que el pasado fin de semana tocó fondo. Así se lo hizo saber al planeta: «No estoy bien. No sé si esto sirve de algo, pero quiero decirlo. Estoy triste y cansado», escribió en Twitter. Unos días después tranquilizó a sus seguidores al dejar ver una ligera mejoría: «He tenido un brote fuerte este fin de semana y aunque aún no termina de llegar la luz, parece que se ha despertado una luciérnaga en mi pecho. No quiero suspender la gira porque creo que, con la ayuda correcta y un poco de comprensión y apoyo en los shows, lo vamos a sacar adelante».


Una persona que lo conoce muy bien es su exmujer, Raquel Perera, quien ha hablado sobre el mal momento del padre de sus dos hijos: «Yo he intentado ayudarle en todo lo que he podido. Creo que es un momento temporal y pasajero. Alejandro está cansado, que es un sentimiento que a todos nos pasa. Lleva de gira muchos meses dándolo todo y yo creo que es normal que de repente se sienta cansado y cuando estás en los escenarios con mucho aplauso y mucho éxito... Cuando llegas de repente a descansar cuatro o cinco días, te baja todo eso», ha reflexionado, esperando que lleguen tiempos mejores para Alejandro Sanz.



Fuente: El Debate

27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page