La razón por la que Letizia envidiaría a Meghan

05/22/2018

 

@www.semana.es

 

La razón por la que Letizia podría sentir envidia de la boda de Meghan Markle

 

Catorce años separan dos bodas reales que acapararon gran interés y se convirtieron en centro de la noticia de todos los medios del mundo.

 

El 22 de mayo de 2004, el que entonces era Príncipe Felipe de Asturias contraía matrimonio con Letizia Ortiz Rocasolano.

 

Mientras que el 19 de mayo de 2018, era el príncipe Harry de Inglaterra quien daba el "sí, quiero" a Meghan Markle, una joven de origen afroamericano.

 

Pero además de esos casi quince años, hay muchos aspectos que han diferenciado estos dos regios enlaces y, si realizamos un estudio comparativo, hay muchas cosas en las que saldría ganando la boda de Meghan y Harry.

 

Mientras que en la boda de Meghan y Harry pudimos ver románticas muestras de amor, la de los príncipes de Asturias fue bastante más casta.

 

Para empezar la previsión meteorológica; mientras que la jornada de este sábado fue espléndida y soleada en Londres, en Madrid no dejó de caer un torrente de agua intensa durante todo el día, y la lluvia apenas dio respiro.

 

Esa climatología tan adversa provocó que se tuviera que instalar un baldaquino a fin de que Doña Letizia no se mojase en su entrada a la catedral de la Almudena, desluciendo de alguna manera la entrada de la flamante novia.

 

En el caso de Meghan, y con un sol radiante, hacía una soberbia entrada a la capilla de san Jorge del castillo de Windsor. Una entrada diferente además, puesto que llegó a las inmediaciones de la iglesia en el coche junto a su madre, Doria Ragland, pero luego entró totalmente sola en el templo, protagonizando una única instantánea que ha sido muy aplaudida en todo el mundo.

 

La lluvia podría ser el motivo de que la gente no se lanzase a las calles en la boda de los Príncipes de Asturias, y Madrid se veía un poco vacía mientras los recién casados hacían el tradicional paseo.

En la capital británica, los súbditos se lanzaron a las calles desde muy temprana hora (los hay que hicieron noche) y Meghan y Harry se dieron un auténtico baño de masas.

 

Ellos a bordo de un hermoso carruaje, de las caballerizas de la casa real británica, y los príncipes de Asturias en un Rolls Royce, desde donde era difícil apreciar los rostros de Don Felipe y Doña Letizia.

 

Como contamos en la Revista SEMANA, estaba previsto que Meghan luciera dos vestidos de novia, el primero fue de Givenchy y el segundo, menos clásico, de Stella McCartney. Doña Letizia, por su parte, lucio un diseño de Pertegaz.

 

FUENTE: msn.com

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Twitter Basic Square

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.