Ejercicios de plasticidad cerebral

07/02/2019

Para tener buena salud en el cerebro no te pierdas estos ejercicios de plasticidad cerebral

 

La neuroplasticidad se refiere a la capacidad de tu cerebro para reorganizar las vías neurales, y los cerebros con más vías tienen más plasticidad. Tu cerebro enriquece tu red de dendritas y pasajes neuronales cada vez que procesa nuevas experiencias. Cada vez que aprendes algo nuevo o aprendes a hacer algo nuevo, tu cerebro crea pasajes neuronales para mantener ese conocimiento o habilidad. Los cerebros subestimados pierden plasticidad porque las vías neuronales están subutilizadas y subdesarrolladas. Los ejercicios de plasticidad cerebral pueden aumentar la plasticidad cerebral.

 

Para tener una buena salud cerebral es imprescindible que las personas tengan conciencia de esto y usen su cerebro para que no esté siempre en su zona de confort y aprenda cosas nuevas. De esta manera el cerebro, junto con una buena alimentación y deporte diario, se beneficiará de tener una buena salud.

 

La neuroplasticidad se refiere a la capacidad de tu cerebro para reorganizar las vías neurales

 

Fortalece tus vías neuronales

 

Construye y fortalece las vías neuronales mientras realizas las actividades diarias cambiando la mano que usas. Este es un gran ejercicio que puedes hacer y a tu cerebro le viene muy bien para "despertar". Cambiar tu mano obliga al cerebro a adaptarse expandiendo o formando nuevas conexiones neuronales en tu cerebro. 

 

Por ejemplo, obliga a tu cerebro a experimentar algo nuevo al cambiar la mano que usas para controlar el ratón del ordenador. Esto puede parecer incómodo al principio, porque obliga a tu cerebro a utilizar nuevas rutas neuronales, pero se volverá más fácil a medida que tu cerebro cree nuevas vías neuronales y se adapte al cambio. Otras tareas de cambio incluyen lavarse los dientes, peinarse, ponerse calcetines, usar el mando de la televisión, sostener un bolso, lanzar dardos y marcar números de teléfono.

 

Flexiona tus sentidos

 

Flexiona un sentido restringiendo los sentidos que normalmente utilizas para realizar las tareas cotidianas. Por ejemplo, solo usa la comunicación no verbal mientras compartes una comida con alguien, cierre los ojos y vístete, toma una ducha con los ojos cerrados, o apaga las luces y ve al baño. La realización de tareas cotidianas con menos sentidos promueve la activación de vías neurales subutilizadas.

 

Actividades sensoriales

 

Aumenta tu cerebro realizando dos actividades sensoriales diferentes al mismo tiempo. Por ejemplo, escucha música y huele flores, escuche la lluvia y toca tu dedo, o mira las nubes y juega con plastilina al mismo tiempo. Realizar múltiples actividades sensoriales al mismo tiempo estimula el cerebro para crear nuevas conexiones neuronales.

 

Al principio puede que te parezca algo complicado porque quizá sientas que te sobrecargas, pero cuando lleves un tiempo haciéndolo o lo practiques durante varios días, te darás cuenta que cada vez es más sencillo. Esto es así porque tu cerebro estará creando nuevas conexiones neuronales y su salud estará mejorando casi sin que te des cuenta.

 

 Cambia tus rutinas regulares para estimular la creación de nuevas vías neuronales

 

Cambia tus rutinas

 

Cambia tus rutinas regulares para estimular la creación de nuevas vías neuronales con nuevas experiencias. Por ejemplo, usa una nueva ruta para ir al trabajo, levántate de la cama al otro lado de la cama, cambie las máquinas en el gimnasio o ejecuta una ruta diferente.

 

Las cosas más simples de tus rutinas, si las cambias, verás el enorme beneficio que tendrán para ti y para tu cerebro... como todas las demás actividades al principio te parecerá raro, pero poco a poco se volverá más fácil... ¡y esto significará que tu cerebro va teniendo más conexiones neuronales!

 

Analiza el pensamiento

 

El pensamiento aumenta el número de ramas dentíticas o vías neurales que interconectan las células cerebrales. Expande los caminos neuronales pensando en tus pensamientos, sentimientos, un personaje en una historia, una pintura o algo en la naturaleza... Como todo, se mejora con la práctica. Igual que se aprende a escribir escribiendo, se aprende a pensar más y mejor... ¡pensando! Así que no tengas miedo de usar tu pensamiento cada día. Reflexiona por lo menos unos 10 minutos al día y tu mente se expandirá.

 

 

Fuente: Bekia Salud

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Twitter Basic Square

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.