El perdón puede hacer esto por tu salud emocional y física

09/04/2019

Cuando se habla del perdón, lo primero que las personas imaginan es que se va a hablar de religión. Pero si te dijera que en perdonar hay grandes efectos terapéuticos ¿Qué dirías?

 

¿Qué es perdonar?

 

Perdonar es la acción consciente y voluntaria de disculpar a una persona que nos ha ofendido. Cuando una persona pide perdón, lo que busca es el que la persona a la que lastimó, le otorgue un indulto por las acciones que le causaron daño.

 

Concordemos algo, perdonar así como pedir perdón no es algo fácil. Requiere que ambas personas sean lo suficientemente humildes para solicitarlo y concederlo.

 

No es nada fácil hacerlo; por eso, las personas que son capaces de dar perdón son dignas de admirar porque deciden desprenderse de su dolor para otorgar paz, y así, darse la misma oportunidad de vivir en armonía con quienes la lastimaron.

 

Ve la situación de la siguiente manera: cuando perdonas estas concediendo un valioso regalo porque es un acto que requiere de un desprendimiento voluntario de amor y desinterés, y éste a su vez lo que hace es liberarte de todas tus emociones negativas.

 

¿Cómo funciona el perdón?

 

Es usual escuchar decir:»yo no puedo perdonar a fulano por su infidelidad» , «no perdono a sutano por haber matado a mi hermano», «mengana me robó dinero cuándo era niña y por eso le tengo rencor, es que no la puedo perdonar». Otra de las afirmaciones recurrentes cuando se le pregunta a alguien sobre si le es fácil personas es escucharles decir: «Es que yo perdono, pero no olvido» Mmm…¿Será que eso en realidad es perdonar?

 

Perdonar requiere que desees de corazón liberarte de cargas emocionales que solo te hacen daño. Por eso, cuando dices que perdonas pero no olvidas, no estás haciendo nada en lo absoluto.

 

El perdón implica que dejes ir el dolor causado por el acto que te lastimó. No es igual a una pérdida de memoria selectiva, pero sí a dejar ir el dolor de la herida emocional causada en el pasado. Así el asunto, perdonar es que al momento de recordar una acción determinada (que te hizo daño) ya no sientas dolor.

 

 ¿Cómo saber que has personado de manera real?

 

Realmente es fácil de saberlo. Supón que alguien te pidió perdón por algo que te hizo, y te causó una gran herida emocional; sin embargo, tú se lo concediste. Pasado el tiempo, en una charla común, sale el tema sobre el que te pidieron perdón, de repente descubres que recordar ese evento ya no duele. Esa carencia de dolor y sufrimiento se traduce en que has perdonado.

 

Pasa al contrario cuando tu perdón solo es (como decimos en Colombia) de «dientes para afuera«. Cuando ocurre eso, las personas son incapaces de recordar y no sentir de nuevo esa rabia y dolor generada por esa herida. Muchas veces causa lágrimas y no eres capaz de tolerar a esa persona; por ello procuras evitarla con todas tus fuerzas.

 

Efecto terapéutico del perdón

 

El efecto es el de liberarte. Cuando tu perdonas no hay más rencor, no hay más recuerdos dolorosos que terminan en lágrimas y reproches, y puedes seguir adelante con tu vida.

 

Sé que al igual que cualquier otra persona en el mundo sabes lo que es lidiar con la ira, el rencor, la amargura y la tristeza, las que pueden llegar a degenerar en enfermedades físicas a largo plazo, robándote salud y bienestar.

 

Tus emociones, pensamientos y acciones dañinas enferman tu cuerpo porque eres un todo vinculado. La ira, la ansiedad, el rencor y la amargura, pueden surgir en un momento en que -por cosas de la vida diaria- encuentres en tu camino la persona que nos has perdonado. Esto generará estrés y es de conocimiento popular y médico que este puede ser el causante de infartos, úlceras gástricas, colón irritado, presión arterial alta, por solo poner algunos ejemplos.

 

El perdón es todo un proceso

 

Cuando te propones perdonar o pedir perdón puedes comenzar tratando de seguir los siguientes pasos:

 
1 Reconocer lo que hizo daño

 

A veces nos lastiman o lastimamos sin darnos cuenta de ello. Por eso, cuando te das cuenta de lo que hiciste llegas aun nivel de comprensión profundo del daño causado, y esto hará que te pongas » en los zapatos» de la otra persona.

 

2 Siempre puedes elegir

 

Todo en la vida es una opción, así que puedes optar o no por pedir perdón o perdonar el daño causado. Piensa los pros y contras, analiza si vivir así es posible para ti, si es fácil lidiar con eso y continuar tu camino, y actúa según tu elección

 
3 Si has elegido buscar perdón entonces hazte consciente de tu error

 

La comprensión lleva al entendimiento, y esto a la vez esto permite que sientas pena y puedas expresar tu dolor por el acto cometido, llevándote así al deseo de perdonar o ser perdonado.

 
4 Si optaste por perdonar, entonces decide liberarte de la pena

 

Has elegido perdonar, entonces disponte a llenarte de humildad para así poderlo lograr. El mayor impedimento para que una persona perdone es el orgullo, y sabemos que éste puede ser muy dañino y separar familias o incluso causar guerras. Si eres humilde podrás perdonar  de corazón liberándote de todo sufrimiento.

 
5 Piensa en tus actos

 

Todos somos susceptibles de dañar a alguien en el largo camino de la vida. Por ello, es necesario que te hagas consciente de cada una de las cosas que digas, o hagas. Además de eso, debes concentrarte en controlar tus pensamientos. Si logras control sobre ti mismo, vas a evitarte muchos dolores y a los demás.

 
6 Sé honesto al pedir perdón

 

Jamás lo hagas porque alguien te ha empujado a ello, hazlo porque tu así lo deseas de corazón. Cuando pides perdón por tu propia voluntad, eres consciente de tus errores y de verdad te sientes incómodo con lo que hiciste, de lo contrario no lo buscarías.

 

7 Que perdonar sea un acto honesto

 

No es tampoco menester que perdones por «cortesía», esto es peor porque serías un hipócrita. Perdona porque así lo deseas, porque sabes que lo haces por tu bien, porque ya no quieres vivir recarcomiendote en tus penas y quejas, y porque sabes que serás libre para seguir adelante.

 
8 No recaer

 

¿Quien quiere cometer los mismos errores del pasado?, nadie, y menos si han hecho mella en la vida propia y la de alguien más.

 

Piensa en las consecuencias que tuvo tu acción y repara todo el daño cometido. Luego prepárate

para seguir adelante cuidando cada cosa que hagas o digas. No es cuestión de dejar de ser espontáneo, es pensar antes de decir algo o hacer algo que sabes va a dañar a otro. Solo así podrás ser realmente alguien feliz.

 

Ahora que sabes lo reparador que es el perdonar y pedir perdón, te invito a que lo hagas parte de tu vida, porque no solo es un acto de amor al prójimo, sino un acto de amor contigo mismo.

 

 

Fuente: Familias

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Twitter Basic Square

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.