Ecuador ganó 1-0 a Perú y dejó buenas sensaciones en Estados Unidos

09/06/2019

Ecuador dejó buenas sensaciones y aprobó con calificación de Muy Bueno su prueba ante Perú, la noche de este jueves 5 de septiembre del 2019, al llevarse un triunfo 1-0. El joven equipo del DT Jorge Célico se impuso con gol de Érick Castillo (47’).

 

El resultado realmente pasó a segundo plano, porque lo que exhibió Ecuador durante el cotejo fue destacable e invita soñar con un buen futuro con estos jóvenes talentos.

 

Es cierto que el combinado tricolor careció de coordinación entre líneas, pero fue porque los titulares jugaron juntos por primera vez.

 

Los puntos altos fueron los zagueros centrales. Aimar y Arreaga fueron dupla en Barcelona SC, lo que sí les permitió entenderse a la hora de anticipar y relevarse ante los tibios ataques peruanos.

 

En el medio campo, Méndez y Gaibor derrocharon entrega y energías para contener a un rival que presentó a la base del equipo que fue subcampeón en la Copa América de Brasil 2019.

 

Para el ataque, Plata, por derecha, y Castillo, por izquierda, procuraron abrir espacios con desbordes, pero en el primer tiempo tuvieron complicaciones por la solidez que mostraron los laterales peruanos. Mientras que Sornoza sí careció de creatividad para asumir su rol de 10, de organizador de juego.

 

Arriba, Estrada siempre se mostró voluntarioso, colaborando en la marca cuando el balón estuvo en poder del equipo comandado por el argentino Ricardo Gareca.

 

En este contexto, la primera indicación del Jorge Célico fue conservar el orden, sobre todo defensivo, hasta que sus pupilos pudieran entenderse colectivamente para generar peligro en el área rival. Sin embargo, en rápidas salidas, Ecuador gozó de las mejores ocasiones del cotejo. Un remate de Estrada pasó apenas desviado y un tiro de Plata fue bloqueado con lo justo por los 'sureños', en el primer tiempo.

 

Perú, en cambio, apeló a remates desde fuera del área, pero todos sin fuerza y desviados. El anticipo y la velocidad de Arreaga y Aimar fue clave en para mantener al golero Ortiz sin complicaciones.

 

En el minuto 47, Castillo abrió el marcador un veloz contragolpe. Recibió por la izquierda, ingresó raudo al área y batió al golero Pedro Gallese con un remate rasante por bajo.

 

Ese inicio del segundo tiempo puso a la Tri a trabar el doble. Perú realizó cuatro cambios en 15 minutos, con el ingreso de otros referentes en lugar de jóvenes jugadores que Gareca quiso observar. Su prioridad fue empatar porque se vio sorprendido ante un Ecuador combativo y lleno de talento individual, a falta de fútbol colectivo.
 

  

Arreaga, Aimar, Méndez y Gaibor fueron determinantes nuevamente en la destrucción de juego peruano, apoyados por la mayoría de hinchas de su país en las gradas del estadio.

 

Luego vinieron los ensayos en la Tri. Sornoza, ante su bajo rendimiento, fue remplazado por Jonathan Borja. Romario Ibarra ingresó en lugar de Castillo, sin dañar el esquema.

 

Perú continuó con su asedio sobre el arco de Ortiz, pero sin claridad. Los espacios que dejó en la zaga permitieron a la Tricolor generar más opciones con sus contragolpes. Las entradas de Borja e Ibarra, por su experiencia, sirvieron para controlar el balón con criterio, con pases más precisos, sin perder velocidad.

 

Otra virtud de Ecuador fue la solidaridad. Todos marcaron sin cesar en todos los sectores de la cancha. Y las variantes continuaron por orden de Célico, siempre puesto por puesto. Mario Pineida entró por Palacios para lateral izquierdo.

 

En los minutos finales, Perú logró someter a la Tri, que se agrupó con orden y mucha entrega para contener su ímpetu. Por ello, Célico decidió prescindir el delantero. Metió a José Cifuentes en lugar de Estrada, para recuperar el esférico desde el medio campo. Borja ocupó momentáneamente el puesto de centrodelantero, sumados a las escapadas de Ibarra y Plata con diagonales y paredes. Lo único negativo fue el susto que dejó Plata, quien salió lesionado tras una fuerte entrada. Se tomó

 

la cabeza y no se movió. Su puesto fue ocupado por Leonardo Campana.

 

En el balance final, Ecuador mostró una cara completamente distinta a la que presentó en la Copa América de Brasil, con un equipo compacto, combativo, lleno de talento individual, destellos de buen fútbol y contundencia, porque llegó menos y se llevó el triunfo. La apuesta a futuro está ahí, con esos jóvenes con ambición y hambre de gloria.

  

El partido fue dirigido por el árbitro de nacionalidad estadounidense Armando Villarreal y estuvo asistido por sus compatriotas, los hermanos Armando Mariscal y Apolinar Mariscal. El cuarto árbitro fue el mexicano Jorge Durán. 
 

 

Fuente: El Comercio

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram
  • Twitter Basic Square

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.