• Patty Calle

El actor Andrés García revela que sufre enfermedad mortal por la que está preparando su testamento

Hace pocos días se dio a conocer que el actor Andrés García, de 81 años, sufrió un quebranto de salud que lo llevó al hospital.





El susto fue mayor que su afección, porque el actor aprovechó la oportunidad para declarar que estaba próximo a morir. Y no lo dijo a la ligera. Aunque ya salió del hospital, el reconocido actor de telenovelas dominicano, radicado en México, explicó recientemente cuál es su verdadero estado de salud y por qué estuvo internado en un sanatorio de Acapulco, México, donde vive desde hace varios años.





El protagonista de la película Pedro Navajas confesó que sufre cirrosis. “Mentiría si dijera que bien”, mencionó García al programa mexicano de televisión De primera mano (Imagen TV).





“Me estaba muriendo, muriendo, muriendo. No hice caso, porque tampoco soy muy obediente. Desde hace muchos años, amigos doctores me recomendaron, porque las parrandas eran de muchos días, ‘bájale Andrés porque te puede dar cirrosis y la cirrosis mata’. No hice caso y ahora resulta que tengo cirrosis. Es una cosa terrible”.


De acuerdo con el exmodelo la situación de su salud es delicada, por que además está atravesando otros padecimientos que complican su enfermedad. De hecho, explicó, ha sufrido alucinaciones que lo hicieron golpearse contra una pared, así como pérdidas de memoria. “No sé si por la cirrosis también he perdido la memoria inmediata y he perdido el oído, casi no oigo”, comentó.


Asimismo reveló que ha tenido otros episodios que no recuerda y los estudios médicos aun no le han dado una respuesta de esta afección.





Lo cierto es que Andrés García se confiesa supremamente preocupado, por lo que está preparando su testamento. Como vivía solo, ahora lo cuidará Margarita, su última pareja sentimental.


“Me empecé a sentir mal, muy débil. Ya tenía como una semana con unos dolores en los hombros, nudillos, omoplatos y en varias partes del cuerpo. De hecho, creo que tengo roto un par de huesos porque ya no he querido ir al hospital, porque estoy harto de hospitales”, continuó.


“¿A qué se debe esto? No sé. Me estaban dando unas pastillas que son buenas para tranquilizarse, un ansiolítico y otras cosas nuevas, más modernas. Resulta que amanecía golpeado todos los días y sangre en la cama, en el piso, en el buró”.




Fuente: El Universo

82 visualizaciones0 comentarios